Código Sur

http://codigosur.org

El sistema operativo para PCs se volverá irrelevante, dice el creador de Linux

El hombre responsable de escribir las líneas más influyentes del mundo contemporáneo podrá, por fin, pasar unas vacaciones en el lugar de sus sueños. “Son apenas tres días en Fernando de Noroña, ¿es tiempo suficiente?” pregunta el finlandés Linus Torvalds, de 40 años.

Las vacaciones habían comenzado oficialmente minutos antes, cuando recibió los aplausos de las cerca de 800 personas que acompañaron su discurso de apertura del LinuxCon 2010, en Sao Paulo. El evento reunió programadores, distribuidores y entusiastas del sistema operativo libre Linux.

Torvalds escribió las primeras líneas del código de programación del núcleo del Linux en 1991 cuando estudiaba ciencias de la computación en la Universidad de Helsinki. “Era apenas un hobby”. “Todavía es un hobby, la verdad” contó Torvalds en una entrevista exclusiva con el G1-. El hecho de que también sea mi trabajo, es para mí, secundario. Todavía desarrollo Linux no porque me pagan, sino porque es la cosa más interesante que yo me imagino haciendo”.

Veinte años después, el hobby del joven “hacker”, que quería tan solo ver si era capaz de crear su propio sistema operacional, es prácticamente omnipresente. Es la base de internet: más del 50% de los computadores que almacenan y distribuyen el contenido de la red utilizan el sistema.

Hasta quien vive lejos de internet acaba teniendo, indirectamente, contacto con la obra de Linus Torvalds. Hay desde ascensores a cafeteras eléctricas con control basado en Linux. Desde 2006, el programa está en los computadores que se ocupan del control del tráfico aéreo en los Estados Unidos. Las transacciones financieras de las bolsas de valores de Nueva Cork. Tokio, Chicago y Londres, por ejemplo, son registradas en los supercomputadores que utilizan Linux – de las cien máquinas más potentes en operación en el mundo, apenas diez utilizan sistemas diferentes.

Al otro lado del espectro del poder computacional están los pequeños teléfonos móviles, que también son capaces de utilizar Linux.

Android, el sistema creado por Google, está basado en Linux. “En los EE.UU., Android vende más que el iPhone. Eso facilita el desarrollo del sistema, es más fácil encontrar personas dispuestas a crear programas para este formato”, recuerda Torvalds.

La telefonía celular es una oportunidad para que Linux se convierta, por fin, en el sistema preferido del usuario común. En la era de los computadores personales, el dominio quedó, claramente, en manos de Microsoft. Windows está en el 91% de los PCs. “Eso no importa, en breve el sistema del computador será irrelevante” prevé Torvalds.

No, Torvalds no apuesta por la sustitución de los computadores tradicionales por máquinas como el iPad de Aple. “Encuentro el inconveniente de que es grande para llevar en el bolsillo, a no ser que tengas un bolsillo bien grande.”

Pero para él, la irrelevancia del sistema operativo vendrá dada por el teléfono móvil y por la propia internet. “Habrá móvil, donde tenemos fuerte presencia. y los programas en la nube a los que se acceden por el navegador. ¿Y quién tiene más del 50 % de los servidores de web? Nosotros\”.

Linux está registrado bajo una licencia de uso especial, conocida como GPL ( sigla para GNU Licencia Pública). Escrita por el activista y “hacker” de todos los “hackers” Richard Stallman, la licencia GLP establece que el programa debe ser libre para que cualquier persona pueda utilizarlo y hasta alterarlo, siempre que, como contrapartida, esa alteración también quede disponible públicamente bajo la misma licencia. La ética hacker considera los programas registrados con GLP un relgalo para la humanidad.

“Hay personas del mundo entero que colaboran para Linux. De los Estados Unidos, Alemania, Méjico… Mucha gente de Brasil también”, dice Torvalds. De la versión actual del kemel de Linux, Torvalds es autor de cerca del 2% del código. “Hoy día yo programo poco, acabo organizando lo que otras personas escriben. Respondo e-mails el día entero.” A él le queda el control, la palabra final sobre cada solución de la programación propuesta para entrar en el código del kernel.

Linux, cree, ya estaría preparado para continuar evolucionando sin ayuda de su creador. “Si pasara algo, sí lo estaría; yo no me mantendré al frente del desarrollo del “kermel” para siempre. Puedo ponerme enfermo o simplemente morir buceando en Fernando de Noroña”, bromea. “Pero por lo menos hay 10 personas que están preparadas para asumir mi trabajo en cualquier momento.”

Entonces ¿por qué el finlandés no para y aprovecha su fortuna estimada en 20 millones de U$$ para quedarse más de tres días en el archipiélago brasileño? “No es que Linux no pueda sobrevivir sin mí, es que me gusta hacer eso, no consigo imaginarme haciendo otra cosa. Me apasiona lo que hago, y me parece que voy a continuar así durante muchos, muchos años”.

Fuente: G1 / Rebelión

Última modificación: 7 de septiembre de 2010 a las 01:09
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Revista Pillku

Suscribite a la Revista de Cultura Libre Pillku, amantes de la libertad de forma gratuita.

Informativo Código Sur

Suscríbete al informativo de Código Sur y conoce todas las novedades de nuestra organización.